Alma

Alma

viernes, 22 de abril de 2016

“Caracas Bar: La esencia Venezolana y del Caribe”

Dejamos atrás la cultura oriental del sushi para adentrarnos en nuestras raíces latinas. Caracas Bar (o CCS) es un bar de primera línea ubicado en el corazón de Palermo. Su propuesta es especial. Te la presentamos.


Hace mucho que no pasaba por Caracas Bar pero siempre que paso encuentro algo nuevo. Esta vez me sorprendí. La decoración, la carta, la propuesta en sí había cambiado.
Yayo es uno de los dueños y yo lo conozco hace años. Me dio uno de mis primeros trabajos cuando yo era un bachero torpe y descuidado que vivía en mi mente pensando en escribir todo el día. No duré mucho. Y es que en Caracas se manejan los tiempos de la eficiencia. Y la verdad me gustó volver a encontrarme allí, sentado en la larga barra con luces viendo desfilar delante de mí todos esos platos de comida frente a las botellas brillantes de ron.
CCS empezó como un restaurante de comida venezolana. Ofrecían comidas típicas, como cachapas,  arepas,  tostones. El público iba a cenar y luego en el primer piso el patio se llenaba de personas conversando con la música de fondo.
En sí la cosa cambió. CCS pasó de tener la bandera Venezolana a tener la del Caribe entero. La apuesta se afianza. Las paredes ahora envueltas de arreglos selváticos con lámparas en forma de bananas en cada luz superior. La tipografía vintage de los 90 como un cartel en medio del salón. Una barra repleta de rones de marcas usuales y no tan usuales. Tragos en vaso largo de colores fuertes con frutas decorativas y gustos dulces. Y las personas entrando y saliendo acompañadas y los carteles a un costado de la barra anunciando el Happy Hour y las ofertas que semanalmente CCS propone.
Vemos la carta. Su esencia sigue siendo venezolana. Probamos algunas opciones. Y para el que desconoce: Los tostones son plátano pisado acompañado con guacamole con queso gruyere. El gusto logrado en CCS es suave, salado, pero como el mismo Bar, tiene personalidad. Su olor fresco se siente a distancia y es un buen acompañante para un trago frutal. Los tequeños de CCS son dedos de queso blanco fresco venezolano envuelto en masa de harina de trigo y  acompañada con salsa tártara fresca. Al morderlos se parten en dos con suavidad y el queso cae caliente aún cuando hayas humedecido un extremo con la salsa tártara tibia.
En ambos canapés tenemos diversas opciones. Los tostones cambian de acompañamiento y los tequeños cambian de queso.
Mientras probábamos estos platos, aprobándolos al 100 %, yo pensaba que posiblemente estas comidas provengan de la cultura originaria de América Latina. Que ha sucumbido los cambios y se ha mantenido a través de los cambios para ser patrimonio de la humanidad, y mientras seguía pensando esto, apareció en la barra la Hamburguesa Veggi. Y dejé de pensar, claro.
Aquí, en lugar de apostar por la soja o por garbanzo, el chef de Caracas propone en su lugar la cabeza de un hongo del mismo tamaño del pan casero con semillas de sésamo arriba. Lo acompaña con mantequilla, ajo, perejil, queso amarillo gratinado, cebolla caramelada, tomate y mostaza tradicional. Además, el plato contiene algunas pequeñas papas fritas con pimentón y sal con la opción de una mostaza casera picante de gusto similar al wasabi.
Esta Hamburguesa Veggi produce una combinación exacta, explosiva. La mostaza casera con el queso amarillo gratinado queda exquisita. El tomate mezclado con la cebolla caramelada hace un excelente equipo y la mostaza picante es genial. La combinación de gustos es tan fuerte y tan fresca que parece igual de imponente que la carne. Además, nosotros, acompañamos la hamburguesa con un Maracuchita Sabasnieve y un Mojito, y el gusto de la menta fresca acompaña excelente la comida en sus toques picantes de mostaza. El Maracuchita Sabasnieve (“Sabasnieve”, como una parte de la montaña El Ávila, aquella montaña verduzca venezolana) es de color rosa y una cereza la acompaña arriba dulce, y el trago también es dulce, el alcohol parece no sentirse, ideal para paladares suaves. Y también era un trago refrescante de calidad. Para paladares más fuertes probamos un Negroni de la casa, sahumado con canela prendida fuego sobre el vaso de whisky al frente tuyo en la barra. ¡Genial! Luego se cambia el gin por ron, dándole un gusto menos áspero y más dulce, y la canela tiene mucho gusto y le da olor fuerte y el trago sigue siendo fuerte pero más caribeño. ¡El criterio sobre todo!
Y mientras comíamos y probábamos todo esto charlando con Yayo yo olvidaba el tema de las culturas y de los alimentos y me sentía muy a gusto. Muy satisfecho y cómodo y sentía que estaba muy bien que pueda haber vuelto para hacer esta reseña. Tuve la misma intuición: aquí, en Caracas Bar, predomina la excelencia. Pero, a diferencia de los lugares donde hay excelencia, el clima es cálido y calmo.
“Solo la gente le pone límites a la felicidad” decía Hemingway. Es cierto. Y sólo la gente le pone límites a la excelencia, terminé pensando yo. La excelencia logra eso: que la energía se acomoda sola y las cosas salgan como deben ser. No puedo evitar ponerme filósofo: ¿de dónde sale esa energía? ¿Cómo nos alimentamos de ella? ¿Cómo la identificamos? Aún no lo sé. Pero intuyo que saber todas las respuestas puede convertir a un hombre en un imbécil. Con relajarse un poco y disfrutar, está más que suficiente. Y en Caracas, claro, sin ninguna duda, lo logramos.
Caracas Bar está en Guatemala 4802, esquina Borges, Palermo. Es totalmente recomendable y es una muy buena opción. Es de primera calidad, sin dudas nivel internacional, con precios accesibles,  y hace que dándole el puntaje de fin de nota, las demás reseñas que escribí parezcan falsas.
Info + Promos en su Fan Page:  https://www.facebook.com/CaracasBarBA
Su Web: http://caracasbar.com.ar/
Puntaje (de 1 a 5): 5 Estrellas ¡El Caribe vive!
3caracas
6caracas
5caracas
13caracas
12caracas
4caracas
9caracas
11caracas

link en: http://tangodiario.com.ar/53133-2/

No hay comentarios:

Publicar un comentario