Alma

Alma

viernes, 11 de julio de 2014

Critica: "El Contrato" (Espectáculos de Acá - Argentina)

 “Firma de soledad”

El Contrato” es presentada por el Teatro de las Ollas, un grupo que viene trabajando hace 18 años con obras de contenido social y político a partir de vivencias experimentadas. Y “El Contrato” es una poesía acerca del amor, la soledad y las normas burocráticas e inhumanas que impone un sistema.
En el living de su casa, Javier (Mario Das Airas) está sentado frente a Laura (Maria Svartzman) que lee el contrato que él ofrece por un trabajo bien pago publicado en el diario. Ellos son extraños. No se conocen. “Yo no necesito relacionarme con una mujer, sino convivir con ella” suelta Javier. Ella no lo comprende del todo. Pero ambos parecen los indicados para llevar adelante una relación bajo la mira del contrato.
Ella necesita trabajo. La oferta es tentadora. Planchar, lavar, barrer. Es una buena casa para trabajar y Javier demuestra ser un tipo decente. Pero todo contrato tiene letra chica.
Y es que Javier no busca personal domestico, sino una compañera con la cual convivir. Él ya ha pasado los sesenta años de edad y está cansado. La vida lo golpeó y necesita un poco de seguridad para seguir avanzando.
Alrededor de una mesa y unas sillas dentro del comedor de una casa, los dos personajes van y vienen encontrándose durante la mañana, el mediodía y la noche. Y no es que sea un gusto para ellos. Primero Laura se resiste a firmar el contrato, después se resiste a sus cláusulas, se resiste a sus normas, se resiste a dormir con Javier (aunque sea sin contacto alguno), se resiste a la idea de que una relación deba regirse por un contrato legal. Pero Javier insiste: Siempre hay un contrato entre las parejas. Sólo que es tácito. Siempre hay clausulas, deberes, obligaciones para con el otro. Laura afirma acerca sus pasadas relaciones amorosas “Siempre hubo amor, ternura, deseo, pero nunca un contrato”. Javier, magnífico, responde “Hoy los grandes amores empiezan en luna llena y terminan en tribunales”.
Bajo el guion y la dirección de Jorge Paladino y las suaves teclas del piano compuestas por Facundo Paladino, los personajes se arrastran ocultándose las emociones. El tono de sus voces lo demuestra. No admiten enfado, cólera, soledad o necesidad. A sus actos lo administra el contrato, que parece el escudo perfecto que los salva del sufrimiento.
Entre los vaivenes de dos personas cansadas, Laura escapa a los hábitos que nunca la llevaron a buen puerto mientras Javier intenta superar las ausencias que rasgaron su corazón. El dialogo es el puente que conecta a los personajes, enfrentados entre sí, dejando a la vista las diversas experiencias que puede vivir un humano a lo largo de su vida.
De todas formas esta es una historia de amor. Aquel que haya apostado todo en una relación que terminó hecha polvo lo sabe. Se puede palpar y sentir el mensaje al que se refiere Jorge Paladino a través de sus personajes. Y él, genial, sin rodeos, resume su postura en una grieta apasionante que se abre en un diálogo llevado por el calmo Mario Das Airas y la enérgica Maria Svartzman: Laura le pregunta a Javier, ¿usted está enfermo?. Si, responde él. Ella tuerce las manos. ¿Qué tiene?. “Estoy solo” responde y las luces se apagan para que el piano se deslice entre el público y empiece un nuevo acto. Y lo que sucede, a la larga, es que las personas cambian y mutan. El contrato, en cambio, no. Continúa rígido y tiránico, salvo que, por supuesto, alguna cláusula admita lo contrario.

FICHA:

Javier: Mario Das Airas
Laura: María Svartzman
Musica original: Facundo Paladino
Banda de sonido: Rubén Sanagua
Vestuario: Yolanda Barrientos
Maquillaje: Cintia Milanés
Libro y direccion: Jorge Paladino


Escrito por Fede Frisach
Publicado en www.espectaculosdeaca.com.ar

No hay comentarios:

Publicar un comentario